Algas: riqueza en nutrición

Un estudio realizado recientemente en Japón demostró que la gente vive más tiempo y permanece más saludable en las áreas donde las algas se consumen en abundancia. Los casos de hemorragias cerebrales e hipertensión arterial son realmente raros en estas zonas.

alga

Las algas contienen entre diez y veinte veces más minerales que las terrestres, aunque ambas aportan en grandes cantidades todos los minerales que necesitamos: calcio, hierro, potasio, yodo y magnesio, y en menor cantidad, los llamados “oligoelementos”.  Gracias a su alto contenido en minerales, producen en la sangre un efecto alcalinizante y pueden depurar nuestro sistema al eliminar los efectos ácidos propios de la dieta moderna.

Las verduras del mar contienen más de un 25% más de minerales que la leche, aunque virtualmente no aportan calorías. Su contenido en grasas es bajo y sus carbohidratos no se absorben plenamente. Son ricas en vitaminas A, B, C, D3, E, K y, en menor cantidad, B12. También pueden ayudar a disolver las grasas y los depósitos de mucus que aparecen en el cuerpo por el excesivo consumo de carne y productos lácteos.

Dependiendo de la profundidad, las algas son verdes, marrones o rojas. Generalmente, el alga verde crece en aguas poco profundas, la roja crece en las zonas más profundas y la marrón crece en el nivel intermedio. Las algas crecen en aguas frías y la recolección se hace a finales del invierno o a principios de la primavera. A diferencia de las plantas terrestres,casi ninguna variedad es tóxica, siendo comestibles todas las partes de la planta.

Las verduras del mar se suelen adquirir secas, lo que las hace ideales para ser almacenadas largo tiempo. Es aconsejable guardarlas en recipiente herméticos. Si se humedecen, simplemente se pueden secar en el horno.

Tipos de algas: wakame, nori, dulse, hiziki, kombu, arame, espagueti de mar, cochayuyo, agar-agar.

nori

¿Qué beneficios aportan las algas?

Contienen gran variedad de minerales;

Alcalizan la sangre, manteniendo nuestro ph en equilibrio;

Reducen el colesterol, teniendo propiedades depurativas y detoxificantes;

Ayudan a combatir la polución y la radioactividad del medio ambiente

Refuerzan los riñones

Remineralizan los huesos, manteniéndolos fuertes y flexibles

Tonifican la sistema nervioso

estofado

¿Cómo consumirlas?

Se recomienda a diario una pequeña cantidad en cada comida (2-3 cucharadas de alga ya hidratada) por persona. Se pueden incluir en sopas, caldos, estofados, potajes, legumbres, cereales, pasta, verduras etc. Un bebé puede comerlas, una vez que empezamos a darle sólidos. Comenzamos con alga kombu para conseguir las ricas y nutritivas cremas de cereales, continuando con alga nori, wakame y dulse. Para empezar, se recomienda el alga wakame. Su hoja verde y ligera permite combinarla muy bien. Luego, se puede continuar con alga kombu para sopas, caldos, potajes o platos con legumbres y con alga dulse y arame. Si consumimos muchas algas cada día es posible que por un exceso de minerales presentemos retención de líquidos, tendencia a querer muchos dulces, incremento del apetito, dolor de riñones o en las partes inferiores de la espalda.

Una alimentación con alimentos naturales biológicos basada en cereales integrales, proteínas de origen vegetal, verduras frescas, frutas de la temporada, semillas, frutos secos, algas y condimentos naturales nos dará una armonía en cuerpo, mente, emociones y espíritu.

Un libro que me ayudó escribir este artículo y que recomiendo altamente es “Algas – las verduras del mar” – Montse Bradford.

 

Share!

Comments (2)

  1. posted by Ma Elena on September 6, 2016

    Donde se pueden adquirir las diferentes tipos de algas ??

      Reply
  2. posted by Stefana on September 11, 2016

    ¡Hola, Elena! Se pueden encontrar en los grandes supermercados, en las tiendas con productos bio o puedes hacer un pedido en Amazon 🙂

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *