Semillas oleaginosas: piñones, nueces, coco

Para beneficiar al máximo de las propiedades de las semillas oleaginosas es necesario masticarlas bien, y se recomienda consumir las de recolección reciente para evitar que sus preciados aceites enrancien. Gracias precisamente a su alto contenido en aceite son muy útiles para favorecer un buen tránsito intestinal. La medicina china las considera una gran fuente de vitalidad; como todas las semillas, tienen la capacidad de generar una nueva planta, y así se deben usar para alimentar nuestra propia energía vital. Como tienen un gran potencial energético, se podrían consumir como un plato por si solo o como un tentempíe de alto valor nutritivo y no como algo más al final de la comida.

Piñones:

Son semillas ricas en proteínas de sabor dulce, aromático y un poco resinoso. Son excelentes remineralizantes, pues contienen una gran cantidad de fósforo y potasio. Son un alimento reconstituyente útil durante el embarazo, para los ancianos, en caso de anemia y para tratar el estreñimiento. En la cocina, son el ingrediente fundamental del pesto genovés, del relleno de los strudel, de las cocas hojaldradas de frutos secos y, además, constituyen la decoración final de los típicos panellets de la festividad de Todos los Santos. Asimismo, dan un toque genial a comidas y distintas clases de postres.

Nueces:

La planta del nuez es originaria del centro de Asia que llegó a Europa hace mucho tiempo. Es muy rica en grasas y es un fruto remineralizante que contiene fósforo, magnesio y potasio, pero también hierro y calcio, aunque en cantidades inferiores. Según la medicina natural, refuerza el sistema nervioso, es útil en fases de astenia o de intenso trabajo intelectual y tiene propiedades antisépticas y digestivas. En la medicina china, sirve para tratar el asma y el estreñimiento, en especial en los ancianos.

Si se baten 5-6 nueces peladas con 2 peras maduras y 2 cucharaditas de miel se obtiene una excelente babida energética. Es un fruto que debe ser conservado en un lugar fresco y seco para evitar que se enrancie. Las nueces se utilizan para preparar cremas de queso, postres con miel, rellenos de tartas, salsas para condimentar la pasta o ensaladas a base de verduras y fruta. Con nueces verdes y cáscaras maceradas en alcohol y especias se elabora un excelente licor que se suele consumir como digestivo al final de una comida.

Las pacanas, son las nueces americanas emparentadas con las europeas. Su cáscara y su fruto son más lisos y alargados y son más dulces. Al ser unas semillas muy calóricas, se desaconseja en caso de tener obesidad.

Las nueces de Brasil tienen una cáscara dura triangular, con frutos blancos y duros y enrancian muy fácil. Así que, se recomienda comprarlas con cáscara y de la última recolección. Por su alto contenido en grasas, son muy ricas en magnesio y zinc y se aconseja consumirlas en caso de delgadez,anemia y agotamiento.

Coco:

La pulpa seca de los cocos es muy rica en grasas saturadas. Por ello, se debe consumir con moderación, pero es un alimento muy rico en fibra. Según la medicina china, tiene una buena acción antiparasitaria a nivel intestinal. En la cocina, se utiliza principalmente seco y rallado en postres, mientras que en la gastronomía oriental forma parte de un sinfín de platos dulces y salados.

Un libro que me ayudó escribir este artículo y que recomiendo altamente es “Escuela de cocina vegetariana, Lena Tritto“.

 

Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *