Macrobiótica: alimentos positivos y negativos – el yin y el yang de la alimentación

Hay quien afirma que los alimentos, al igual que todos los elementos sobre la Tierra, pertenecen a las dos categorías del yin y del yang, lo positivo y lo negativo en la filosofía oriental. Yin es el frío y la oscuridad, y yang el calor y la luz. Este forma de interpretar la alimentación humana se denomina macrobiótica, término que significa larga vida.

La macrobiótica afirma que, si se come o se bebe lo que la naturaleza ofrece, sabiendo elegir los alimentos y las bebidas sobre la base de la dicotomía yin/yang, no se caerá enfermo o, al menos, el cuerpo se podrá defender mejor de la agresividad de los factores contaminantes, con los que estamos forzados a convivir.

alimentos-macrobioticos-la-dieta-macrobiotica

Pero cualquier cosa puede influenciar tal energía, incluso la predisposición con la que nos enfrentamos a la comida, o la velocidad con la que masticamos. El alimento capta la vibración de las manos que lo preparan, que no son necesariamente las nuestras ni las de quienes lo han cocinado, sino las de cualquiera que haya entrado en contacto con ese alimento en su ciclo de producción.

Otra de las disposiciones de la macrobiótica es, por ejemplo, que se coma una sola vez al día, preferiblemente 1 o 2 horas antes de acostarse y después de concluir las actividades más duras de la jornada. De este modo, el momento de alimentarse es una pausa para recargar energía sin robar a la persona energía mental. Ejemplo extremo de yin son el limón, el vinagre, la guindilla y el azúcar refinado. Extremo de yang es en cambio la sal marina. No hay alimentos prohibidos, porque cada uno, en función de cómo está conservado o cocinado, puede variar en su entidad positiva o negativa, y además la dieta varía en función de la persona, de sus condiciones psicofísicas y ambientales.

yin

La base de la alimentacíon macrobiótica la constituyen los cereales integrales y las verduras de temporada del lugar donde se vive, condimentadas con sal marina, hierbas aromáticas y, en pequeña cantidad, aceites vegetales obtenidos mediante prensado en frío. No se prohibe la carne, aunque sea un alimento extremadamente yang.

Se ha considerado la macrobiótica una forma de vegetarianismo, pero los principios dietéticos de los que nacen estos dos tipos de alimentación no son del todo coincidentes. La macrobiótica supone un amplio conocimiento de la categoría a la que pertenece cada alimento y el sistema de transformacíon al que puede ser sometido antes de convertirse en verdadero alimento. Además, teniendo en cuenta los principios de la macrobiótica, a la larga puede acarrear fenómenos de malnutrición y carencias alimentarias.

Un libro que me ayudó escribir este artículo y que recomiendo altamente es “Cocina vegetariana- sabor de nuestra tierra.

 

Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *