Los cereales: la avena, el maíz y el arroz

Al crecer incluso en los climas fríos, el cultivo de la avena está muy extendido en el centro y norte de Europa. Es el cereal con mayor contenido en grasas, además de contar con muchas proteínas. Como tiene propiedades tonificantes y ligeramente excitantes, es beneficiosa para las personas asténicas, deprimidas o hipotensas. Los escoceses y los irlandeses la emplean mucho. Por lo general, se dejaba en agua durante toda la noche para tener las gachas listas para el desayuno. Los copos de avena son uno de los derivados de los cereales más utilizados. Se pueden consumir sin cocer, con agua o leche, para una base de muesli, con frutos secos, fruta fresca y semillas.

El maíz es el tercer cereal del mundo en cuanto a superficie cultivada y la base de la alimentación en México y Latinoamérica, donde siempre se ha acompañado con legumbres, en el norte de Italia ha sido el alimento principal de los campesinos durante generaciones en forma de polenta, aunque su consumo se ha extendido a otras zonas de Europa. Para conseguir el mayor aporte nutritivo, es necesarío añadir proteínas (quesos, carne, pescado o legumbres). Con él se preparan platos saborosos y únicos con bacalao y guisos a base de legumbres o quesos. Sus granos cocidos también se pueden utilizar en ensaladas, y sus mazorcas se consumen horneadas o a la parrilla. Al no contener gluten, es uno de los principales cereales indicados para las dietas de los celíacos. Además, es diurético y laxante.

kernal

El arroz es el segundo cereal más cultivado del mundo después del trigo y la base de la alimentación de los pueblos asiáticos. España es el segundo productor de arroz de calidad de Europa, por detrás de Italia. Se elaborán muchas variedades: de grano largo, medio-largo o corto, y de distintos grados de cocción. También existen arroces orientales dulces y glutinosos que son adecuados para elaborar postres. La gran diferencia se encuentra entre el arroz blanco pulido y el integral, delicado y equilibrado, indicado para una alimentación rica y vital, con propiedades astringentes, emolientes y digestivas. El arroz se presta a muchas preparaciones, como las paellas, los risottos o los arroces caldosos. También se pueden preparar postres como buñuelos, pasteles o el clásico arroz con leche.

Un libro que me ayudó escribir este artículo y que recomiendo altamente es “Escuela de cocina vegetariana, Lena Tritto“.

 

Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *