Como usar las hierbas y especias

Con las hierbas y especias multiplicaremos las posibilidades a la hora de elaborar platos, transformando y dando vida a los ingredientes más sencillos mientras los cargamos de un extra de micronutrientes y propiedades terapeúticas y saludables. Pero, para potenciar su sabor y propiedades, hay ciertas reglas y trucos que conviene seguir.

Healthy-Herbs-and-Cooking-Tips

¿Cómo conservarlas?

En vez de tenerlas cerca a la vista y cerca de donde cocinamos, expuestas continuamente a los rayos del sol y el calor de los fogones, sería mejor guardarlas en un sitio oscuro y fresco. Una opción es ponerlas en un gran recipiente hermético y guardarlas en un armario de la parte baja de la cocina o de la despensa.

Errores en el uso de las hierbas y especias

Algo muy común cuando cocinamos es echar las especias desde su recipiente directamente sobre una olla o sartén en pleno proceso de cocción. Este es un error porque los vapores de la cocción penetrarán en el recipiente y harán que su contenido se humedezca y pierda propiedades. Lo que sí podemos hacer es echarlas en las manos o en una cucharada y de ahí en la olla o sartén.

Siempre son mejores en grano

Hay algunas especias que al ser molidas pierden muy rápido su aroma. Así que, lo mejor es comprarlas en grano y molerlas antes de usarlas. En el caso de la nuez moscada se puede rallar en el momento de usarla.

spices

Para potenciar su sabor

Llevando mucho tiempo envasadas, algunas especias como el azafrán pierden sabor, así que un buen truco para potenciárselo es tostarlas ligeramente en el horno (2 o 3 minutos en el horno precalentado).

Hierbas secas siempre frescas

Para potenciar el sabor de las hierbas, bastaría con ponerlas entre los dedos y frotarlas ligeramente para reactivar su aroma al liberar parte de sus aceites esenciales.

¿Cómo lavarlas?

Es imprescindible guardar las hierbas sin lavar para evitar que el exceso de humedad acorte su vida. Solo se deben lavar justo antes de usarlas. Para picarlas es mejor secarlas poniéndolas entre unas hojas de papel de cocina.

Tu despensa de hierbas aromáticas

No tener un jardín no es impedimento para no cultivar en casa nuestras propias hierbas. Basta con tener un rincón con buena iluminacíon. Podemos empezar con 2 o 3 macetas grandes con pequeños arbustos de laurel, romero o tomillo que necesitan más espacio para desarollarse y menos agua. También se puede montar una estantería-huerta y colocar jardineras  para cultivar más variedades como albahaca, perejil, cebollino, hierbabuena, orégano y cilantro. Se pueden regar de 2 a 3 veces a la semana en verano y una vez a la semana en invierno, recordando que el exceso de agua es el mayor enemigo de las hierbas. Por último, ten en cuenta que debes dejar que las plantas se desarrollen bien antes de comenzar a cortarles ramitas para cocinarlas.

Un libro que me ayudó escribir este artículo y que recomiendo altamente es “Cocina vegana mediterránea” – Laura Kohan.

 

Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *